Lo que debes saber para no fallar a la hora de preparar su almuerzo

Con el regreso a clases, vuelve la rutina, así como el dilema de preparar un lunch saludable y rico para los pequeños. Pero esto no tiene que ser sinónimo de quebrarte la cabeza o dedicarle horas planeando menús extravagantes.Para guiarte, Rappi, el asistente personal que hace tu vida más fácil, comparte cuatro tips que debes tener presente sobre el refrigerio ideal para el recreo sin complicarte demasiado.

    1. Piensa en el desayuno y en el lunch:
      Recuerda que uno no sustituye al otro. La recomendación de especialistas es que tu peque desayune en casa, pues no comer es una causa de problemas en su desempeño. Además, debes complementar con el lunch, pues una manera de saciar el hambre antes de la siguiente comida completa. En otra palabras, siempre contempla que en las mañanas debes preparar ambos.




  1. Prepáralo en casa:
    Si eres de las mamás a las que les gusta preparar el lunch de los pequeños, es importante que tengas presente qué es lo que debe incluir su comida. De acuerdo con recomendaciones de expertos y del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), debe tener un balance de verduras, cereales, leguminosas y proteínas, además de una porción de fruta. Dos lunch-boxes que cumplen con estos requisitos basados en ingredientes recomendados pueden ser:Zanahorias baby con limón y chile; un sándwich de pan integral de pollo, acompañado de una ración de habas; y un pequeño tazón de moras.

    Quesadillas de queso fresco, acompañadas de germen de alfalfa, con una ensalada de jícama  y naranja.

  2. Selecciona tus infaltables:
    Una manera para no complicarte con las compras del súper ni buscando ingredientes es identificar lo que le gusta a tu pequeño y aprender al menos cinco recetas para darle variedad a su menú. Así, si no tienes nada en tu refri, sabes exactamente qué pedir del súper de último minuto para improvisar un lunch que le gustará y tendrá todos los nutrientes que necesita.
  3. Pide un poco de ayuda:
    Si les ha costado retomar el ritmo de regreso a clases, puedes recurrir a apps como Rappi, que con solo un tap te ayudarán, por ejemplo, si a tu peque se le olvidó el lunch. Por otro lado, en caso de que no seas la mejor chef o los horarios se te compliquen un poco, pero quieres evitar darle dinero que pueda gastar en comida poco saludable, tienes la opción de pedir a domicilio platillos de restaurantes que también ofrecen almuerzos saludables y ricos. Esta también puede ser una forma de sorprenderlo con algo diferente y delicioso que puedes tener listo antes de que se vaya a la escuela.